Historia1983-1984

01/10/20190

El Mensajero llegaba a Tercera pero no como experiencia efímera, tal y como ocurrió en la edición 81/82, sino para quedarse durante mucho tiempo en la máxima categoría del fútbol regional. Y así lo demostró durante el transcurso de la competición.

A las órdenes nuevamente de “Moncho” Lamelo, el equipo se presentó oficialmente el martes 16 de agosto. Llegaban al seno del club Álvaro, Melián, Ferocha, Berto, Salvador y Ayala, para completar una amplia plantilla que estaba formada en esta pretemporada por los mencionados y Jorge, Rocha, Quique, Falo, Fisco, Loliño, Molo, Chiqui, Luis, Márquez, Bambiche, Lolo, Mandinga, Pepe Canica, Suso, Piñero, Paulino, Míchel, Blas, Pepe II, Nani, Tomás, Juanito, Raúl y José.

Desde el comienzo llegan las buenas sensaciones y juntos a ellas los resultados positivos para nuestro equipo que en toda la campaña sólo cedió un punto en el “Silvestre Carrillo”, terminando la campaña con 18 triunfos caseros y 1 empate, precisamente el que se conseguiría en el derbi ante el Tenisca (1-1). Además, sólo se recibieron ¡5 goles! en casa y se sacaron victorias claras como las obtenidas ante Las Torres, Telde y Unión Tejina (4-0); Orotava y Marino (5-0); y la más amplia del campeonato al Tamaraceite grancanario (7-0).

Con todos esos números el Mensajero se movió siempre en la parte alta de la competición, luchando junto a la UD. Güímar y Las Palmas Atlético por la primera plaza. Esto constituía un hecho histórico ya que suponía que un recién ascendido de la Preferente estaba haciendo frente a los “gallitos” de la Tercera canaria. Un detalle más que nos hace ver la fortaleza de la categoría que había abandonado el Mensa es que Icodense y Maspalomas, equipos que consiguieron el ascenso junto con los nuestros, terminaron la competición en sexto y cuarto lugar, respectivamente.

Quedará para los anales de nuestro club una anécdota acaecida en el mes de enero, cuando el Mensajero visitaba el campo de “Tasagaya” güimarero para medirse al segundo clasificado de la competición. A falta de 9 minutos, el equipo tinerfeño lograba el 2-1 convertido desde el punto de penalti (el primero también había sido logrado desde el punto fatídico). La crónica de “LA JORNADA” reflejaba que había sido una pena máxima inexistente toda vez que “el jugador llevaba el brazo pegado al cuerpo y si tocó el balón, que no lo tocó, fue con el hombro”. “A raíz de lanzarse esta segunda falta máxima – sigue diciendo “Jornada” – los jugadores mensajeristas se negaron a sacar de centro y el árbitro, tras cambiar unas palabras con el capitán del Mensajero, decidió suspender el partido». La crónica finaliza así: “El balón en el centro del campo no tenía a nadie del equipo visitante dispuesto a moverlo. Luis Herrera, el árbitro, intercambió unas palabras con el capitán Quique y, sin más recursos a mano, mandó a los dos conjuntos al vestuario”. Al Mensajero se le descontaron dos puntos en la clasificación y se dio el choque por terminado con el resultado que reflejaba el marcador.

Afortunadamente, este incidente no afectó en la tabla al Mensa, sino que lo espoleó para llegar a la última jornada con la segunda plaza conseguida. Se recibía a la UD. Lanzarote y “El Cantero” fue una auténtica fiesta del fútbol para celebrar que el Mensa había conseguido matemáticamente el subcampeonato liguero. El equipo conejero hizo el pasillo junto con el juvenil rojinegro a la primera plantilla. Además, la afición mensajerista entregó a cada jugador y componente del cuerpo técnico una medalla conmemorativa y un ramo de flores y finalmente, se hizo un reconocimiento público a uno de los grandes jugadores de la historia del Mensajero: Serranito.

(Homenaje a “Serranito”. 1984. Ferocha, Lamelo (entrenador), Álvaro, Quique, Falo, Berto, Juan, Molo, Paquito, Salvador, Blas y Suso)

El partido finalizó con el resultado de 3-0 favorable a los nuestros, con tantos conseguidos por Falo (2) y Molo. La alineación estuvo formada por Álvaro, Blas, Ferocha, Quique, Falo, Molo, Paquito, Berto, Juan, Salvador y Suso. A los 58 minutos Luis sustituyó a Blas y a los 64 Piñero hizo lo propio por Berto.

La segunda posición final dio acceso a otro hecho histórico para el CD. Mensajero: la primera disputa de una fase de ascenso a Segunda División “B”, que tuvo lugar los días 4 y 11 de junio de 1984. El rival fue el Pontevedra CF., potente equipo gallego que ese año había arrasado en el Grupo I de la Tercera División siendo también el segundo conjunto que más puntos había logrado en liga en esta categoría.

En el choque de ida, disputado en el “Silvestre Carrillo”, el Mensajero se impuso por 2-1. Una renta que se convirtió en exigua para el partido disputado en el “Pasarón” pontevedrés, donde los gallegos vencieron por un claro 5-0.

No fue ni mucho menos una mala temporada pese a esta eliminatoria final. Un equipo novato en la categoría había dado muestras de tener unos mimbres ideales para hacer buenas campañas en la Tercera División, dando ejemplo de tesón y trabajo a las órdenes de Lamelo.

 

Deja un comentario

¿QUIERES UNIRTE A NUESTRO CLUB?

segunda_rfef_2
PROLIGA_B
11_santa_cruz_de_la_palma
islabonita
canarias3

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 17 suscriptores

A %d blogueros les gusta esto: