NoticiasDicen que veinte años no es nada.

05/05/20200

CD Mensajero / Berna Francisco Rodríguez

Y de repente se escucha un murmullo y cómo va creciendo cada vez más alto y cada vez más fuerte. Pintor Manuel Maldonado hierve cuando la guagua del Mensajero entra en una calle abarrotada de gente silbando, abucheando… parece como si viniera a cámara lenta… Enajenación mental transitoria: bufanda roja y negra estirada gritando: “¡vamos, cabrones, que nos los comemos a todos, vamos Mensa!“ Mis amigos (todavía me lo recuerdan) muertos de risa. Y un par de jugadores, los que pueden verme entre tantas personas, con los ojos como platos preguntándose quién será ese desequilibrado.

Aquel 28 de mayo de 2000 lo tuvimos, bien sabe Dios que lo tuvimos. El larguero de Oti… el despeje de García… la parada de Notario… de verdad que lo tuvimos. ¿Cómo que veinte años no es nada? Claro que sí, por supuesto. Veinte años es casi una vida entera y hace veinte años nosotros, el Mensajero,  tuvimos durante una hora a trece mil personas completamente asustadas.

Me acordé tarde de que retransmitían el sorteo y cuando encendí la radio sólo acerté a escuchar a Pedro Lara (jefe de deportes de Onda Cero) cómo decía “(…) y Mensajero, del grupo canario”. Y allí, en la hemeroteca de la Casa de los Tiros contuve la respiración esperando a saber por qué había nombrado al Mensajero, del grupo canario hasta que lo repitió: “(…) Granada, Murcia, Burgos y Mensajero, del grupo canario”. Salí a la calle sin atinar a marcar el número de casa y cuando mi madre cogió el teléfono sólo pude decirle ¡ay, mamá! sin parar de reír de puros nervios. Qué pequeña se me hizo Granada en aquel momento. Casi cuatro años después aquí venía el Mensa otra vez. El Mensa, culpable de una de las mayores humillaciones vividas por el granadinismo cuando que les metimos 6-1 el 25 de octubre de 1992.

¡Qué ambiente, casi lleno! ¡Qué bonito el estadio por la noche! saltó el Mensajero de azul. Azul cielo. Azul mar. Saltó el Mensajero de azul y con él no solo la ilusión del mensajerismo, sino la de toda una isla. Y es que nosotros siempre tan chiquititos pero de nobleza llena, con alma serena y gran corazón allí estábamos escribiendo otra brillante página en el libro de la Historia del deporte de La Palma.

Ya el mismo 16 de mayo, cuando el sorteo, la agencia Colpisa decía que el “Grupo D se presenta pues como un verdadero grupo de la muerte” y que el Mensajero “se presenta como la cenicienta de este grupo de ex primeras”.

Al día siguiente lo primero que destacó la prensa fue que los ex rojiblancos Nando, Oti y Víctor Platero jugaban en el Mensajero. Y decía Huegún que “el Mensajero puede que no tenga mucho nombre, pero también los encuentros ante los canarios serán auténticas finales”, Garrido que “el Mensajero intentará dar la sorpresa” y Capi: “De todas formas, Murcia, Burgos y Mensajero, si se han clasificado, es porque son equipos fuertes”.

El 18 de mayo en la página 24 de Ideal, Soria publicaba:

 

 

Para ser sinceros, hay que decir que realmente ni fuimos mal recibidos ni hubo un ambiente hostil. Ellos sabían que éramos “la cenicienta” y también que en la jornada anterior contra el Murcia el árbitro nos había perjudicado. Pero es que además, cuando entrevistaban a alguno de sus ex jugadores estos sólo hablaban maravillas de la afición, de la ciudad y del equipo.

Así Nando decía en Ideal que estaba muy contento porque antes del sorteo tanto él como Oti y Víctor Platero habían coincidido en que les gustaría “volver a la capital granadina”. La entrevista finalizaba con: “si no podemos subir nosotros, que sea el Granada el que consiga el objetivo”. Platero manifestaba que le “gustaría ver al Granada en Segunda A, siempre que no podamos subir nosotros”, que estaba “muy ilusionado con la idea de jugar en Los Cármenes” porque había “pasado dos años inolvidables en esa ciudad”.

Antes de que terminara la semana ya se había confirmado la retransmisión por televisión y el anuncio del precio de las entradas: “oscilará entre las 3000 pesetas [18€] de la más cara y las 1500 [9€] de la más barata. Hay entradas especiales para los niños a 1000 pesetas [6€].”

¡Qué ambiente, el estadio casi lleno! ¡Qué bonito! Saltó el Mensajero de azul: Manuel, Delfín, David Dorta, Jechu, Oti, Dani, Suso, Ismael, Nando, Ciani, Luna. Pitada atronadora. Brutal. Trece mil personas. Mosaico rojiblanco en la grada del marcador. Allí estaba el Mensajero desafiante: cabeza alta, pecho hinchado y mirando de frente.

Lo tuvimos, bien sabe Dios que lo tuvimos. El balón al larguero de Oti en la primera parte… si llega a entrar aquello. O al poquito de empezar la segunda parte que García sacó la pelota bajo palos cuando ya Nando había superado a Notario. O el paradón de Notario a tiro de Nando a los doce minutos del segundo tiempo. De verdad que la tuvimos. Ese cuarto de hora con aquel estadio en silencio que no se creía lo que estaba pasando. Trece mil personas con el corazón en un puño. El Mensajero los estaba callando a todos.

Pero poco después Huegún la manda al larguero y Jubera aprovechó el rechace para marcar. Aun así seguimos peleando pero ya se vio que no iba a poder ser. Mucho esfuerzo y ni una poquita de suerte. En el setenta y siete Jubera metió el centro atrás de Capi  y ahí se acabó. Dos minutos antes del segundo gol del Granada cambiaron a Delfín por Víctor Platero; en el 82 Noah por Dani y en el 86 David Cacharra por David Dorta.

 

 

Terminó el partido con los nuestros muertos, reventados. No podían dar más de lo que habían dado y lo habían dado todo. Qué orgullo más grande ser del Mensajero… Me quedé un rato sentado esperando a que saliera la gente disfrutando de “las uvas, los duraznos, esos lujos del pobre” que dice Benedetti. Los granadinistas se iban yendo más aliviados que contentos, la verdad; sesenta minutos asustados por “la cenicienta”. Algunos que pasaron a mi lado me felicitaron por el partidazo que habíamos hecho, otros me decían ¡qué malafollá tenéis, hijoputa!, la forma “granaína” de decirte lo mal que se lo habíamos hecho pasar. Al día siguiente, Ernesto Martínez escribió en Ideal que el Nuevo Los Cármenes había mirado “al pasado por un par de horas para vivir en clave de Segunda División B un ambiente de Primera”. Efectivamente, un ambiente de primera para ver al Mensajero.

Terminé de subir las escaleras de la Tribuna Principal – Nivel Bajo –  Sector A y me di la vuelta  para ver el campo una vez más asegurándome de que sí, de que había pasado. Y como si fuera hoy… madre mía, veinte años ya, toda una vida. ¿Que si me acuerdo? Claro que sí. Cómo olvidar que aquella tarde en aquel campo hace veinte años mi equipo puso el nombre de La Palma tan alto, dio tal lección de entrega, de coraje y de sacrificio que es por eso siempre, absolutamente siempre, que DA GUSTO SER DEL MENSAJERO.

Crónica del Diario de Avisos del Granada 2-0 Mensajero, en el siguiente enlace: 2000-05-29-DA-pagina-80

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¿QUIERES UNIRTE A NUESTRO CLUB?

125px-Campeonato_Nacional_de_Liga_de_Tercera_División.svg
PROLIGA_B
11_santa_cruz_de_la_palma
islabonita
canarias3

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 5 suscriptores

A %d blogueros les gusta esto: